07 de diciembre, 2022

La sequía en la Bolsa de Valores: Cada día se van más empresas

Por Asael Polo
Compartir

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha vivido un embate sin precedentes en los últimos 4 años: van 15 empresas que han solicitado su desliste y otras 5 más que han pensado salir en las próximas semanas. Sumado a esto, no se ha iniciado una nueva oferta pública inicial en la BMV; es decir, ninguna empresa de capital privado ha solicitado unirse al esquema bursátil mexicano. Asimismo, el principal indicador de la bolsa, el índice de precios y cotizaciones (IPC), ha presentado una caída de más del 11% en lo que va del año.

Pero ¿por qué se ha suscitado semejante desplome? La respuesta parece tener una intima correlación con la forma en que la presente administración ha hecho política económica, veamos:

En economía, una falla de mercado que puede afectar el ejercicio y la competencia empresarial, es cuando los mercados están altamente concentrados, en otras palabras, presentan monopolios u oligopolios. Pues bien, es el caso de México. Cuando existen estas fallas, los mercados no están diversificados, por lo que cualquier eventualidad que afecte a las grandes empresas, se puede traducir en una escasez relativa, ya que son pocas las que mueven el mercado.

Eso se refleja muy bien en las empresas registradas en la BMV; emisoras como América Móvil, Grupo México, Grupo Financiero Inbursa, Femsa y Walmart, concentran más del 55% del valor total de capitalización de nuestro mercado, dejando el resto a las otras 139 empresas emisoras.

Otra razón aún más preocupante, es el constante acoso gubernamental a las grandes empresas, sobre todo por la vía del pago de impuestos. A pesar de que estos grandes contribuyentes aportan más del 50% a los ingresos tributarios anuales. La estrategia de este sexenio se ha enfocado en la sustracción de recursos vía impuestos más que de la correcta política para acrecentar la economía.

Lo anterior ha generado un efecto no deseable: a pesar de que las empresas enlistadas en el mercado de valores han mostrado un extraordinario desempeño, estas deciden migrar a otras plazas bursátiles en otros países porque consideran que sus acciones han tenido una menor valuación, fruto, casi sin dudarlo, de la mala publicidad que les hace el presidente en casi todas las semanas.

Es bien sabido que no solamente el acoso es verbal, sino también desde la disposición regulatoria. No ha existido alguna modificación a la Ley del Mercado de Valores desde un modesto cambio en 2019. La Ley del Mercado de Valores carece de poner en el centro la flexibilización regulatoria que permita un mejor ambiente para las pequeñas y medianas empresas. La intención de que estas empresas puedan presentar economías de escala (A mayor cantidad producida, menores sus costos), no es algo nuevo y que ha llevado años de discusión; sin embargo, poco o nada se ha hecho para que se concrete.

Para concluir, las perspectivas económicas más relevantes pueden operar como un inhibidor para que nuevas empresas se enlisten. Tal es el caso de un bajo o estancado crecimiento para los próximos 3 años, una inflación que no cesa y ha sido la más alta desde hace 21 años y una deuda pública que tendrá inercia y efectos nocivos para las empresas y la ciudadanía. Se debe recapacitar que, sin un mayor crecimiento del ecosistema empresarial, el empleo será mermado y, por tanto, el bienestar nacional.

Compartir

Autor

Asael Polo

Economista por la UNAM. Especialista en finanzas bancarias y política económica. Analista en Dicre, escribe para Asuntos Capitales, El Tintero Económico y México Libertario.

Asael_Polo10

Trending

TLCAN: HISTORIA DE UN ¿ÉXITO MACROECONÓMICO?

Durante una mañana de 1982 el mundo amaneció con la noticia de una nueva caída de los precios del petróleo, cuando este recurs

México se desploma por su necedad con energías contaminantes.

Los desaciertos y malas decisiones por parte del Gobierno Federal, no dejan de afectar y generar consecuencias negativas a México

La farsa y la tragedia.

Marchar contra el clasismo es noble. Marchar contra el machismo es valiente. Marchar contra el racismo es necesario. ¿Hacerlo sig

Columnistas