Brexit/ Medios ingleses exhiben conmoción: “¿Ahora qué sigue?” cuestionan

Publicado en Coordenadas el viernes 24, junio, 2016

Londres, Inglaterra.- “Should I stay or should I go?”. La canción con título homónimo de The Clash suena en la cabeza de muchos británicos estos días. Ayer jueves fue el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea (UE) o la salida, el temido Brexit. Al final, la ola nacionalista se impuso, y con la efigie de Wistons Churchill como símbolo, lograron una votación histórica para clamar la salida del llamado Reino Unido de la Unión Europea, el Frankenstein mejor logrado del neoliberalismo.

El primer ministro, David Cameron –un creatura de thatcherismo- anunció su renuncia y su salida para el mes de octubre, y advirtió de que el resultado iba a ser irreversible, todo a pesar de la gran campaña que pagó la UE para pedir a los británicos siguieran formando parte de un entredicho y agotado proyecto europeo que pasa por horas bajas.

El líder de la UE, Juncker ha dejado claro que no habrá nueva negociación con Reino Unido.

“One day is fine and the next is black”. Las encuestas publicadas en los principales medios dan un triunfo irreversible al Brexit, por casi dos millones de votos de diferencia. El reino de los Windsor se divide irrefrenablemente, y se anuncian los tambores del separatismo escoces y neo irlandés.

La campaña estuvo manchada de controversia y sangre: Tras la muerte de la diputada laborista y proeuropea Jo Cox el jueves pasado, todos los sondeos que hablaban de la continuidad en la UE,se equivocaron.

Este viernes, llamado ya por los especuladores financieros- hasta nuestro enclenque peso se cimbró una vez más- como Black Friday, cimbró las bolsas del mundo, y la prensa británica, decana del periodismo mundial, amaneció con una gran pregunta: “¿Ahora qué sigue?”. Nadie tiene respuesta, por lo menos no en este momento.

Todo se cimbró tras una campaña que fue bronca y tensa, crispada. Sobre todo en cuestiones económicas y de inmigración, donde la xenofobia campa a sus anchas. Los partidarios del Brexit aseguran que los de la UE sólo proyectan miedo y lo contraponen a la esperanza de dejar el bloque de los 28.

Digo, hasta la mítica Premier League está en entredicho en el tema económico:  La Premier League, la que se conoce como la liga que más dinero mueve del mundo, se verá afectada tras producirse la salida de la UE que los británicos han decidido en referéndum. Los partidarios del «leave» («marcharse») han visto una ocasión magnífica para apostar por el talento nacional, pero los protagonistas y la propia liga se cuestionan si existe un beneficio real. «Ganamos muchos títulos pero nuestro éxito fue mayor por un portero danés, Peter Schmeichel, un líder irlandés como Roy Keane y la habilidad de un francés como Eric Cantona», explicó el exjugador del Machester y el Real Madrid David Beckham en Instagram.

El «Brexit tiene como antecedente el referéndum de 1975 en el 67’5% dijo «no» a la salida, pero esta vez una mayoría ha dicho que sí a la salida de la Unión Europea. Esta respuesta positiva implica una salida del Reino Unido del mercado común, no solo comercial, también laboral; y afecta a casi 400 jugadores de las diferentes ligas inglesas y escocesas (cien de ellos en la Premier). Los clubes tendrán que asumir la normativa general que rige la inmigración laboral, y dejarán de beneficiarse de la «ley Bosman», gracias a la cual los jugadores pueden negociar nuevos contratos directamente con sus clubes y los equipos.

 “Should I stay or should I go now?”, sigue cantando The Clash. Más allá de publicar sondeos y artículos de opinión, los principales medios gastaron tinta y tiempo en el día previo al referéndum publicando editoriales defendiendo la que consideran la mejor opción para Reino Unido. Abrió este melón el tabloide The Sun , defendiendo la ruptura con la UE y tras ello varios medios han ido argumentando por qué respaldan una opción u otra. Son ya cinco las cabeceras nacionales que han salido en apoyo del Brexit”, frente a siete que respaldan la permanencia en la UE en el referéndum.

El Churchill del Siglo XXI

El exalcalde de Londres Boris Johnson dijo que el Brexit supone una «oportunidad gloriosa» para los británicos de recuperar el control de su plena soberanía de las manos de la Unión Europea (UE).

El político conservador, líder oficioso de la campaña a favor de que el Reino Unido abandonara la UE, dijo además que la decisión de convocar el plebiscito fue «totalmente correcta e inevitable».

Con su carácter mediático y despeinado pelo rubio, Johnson es el antiguo alcalde de Londres que ganó su apuesta por el «Brexit».

Diputado por la circunscripción de Uxbridge & Ruislip, al noroeste de Londres, fue el rostro de la campaña con sus discursos apasionados sobre el futuro del Reino Unido, que algunos compararon con el estilo de Winston Churchill.

Con fama de histriónico y un sentido del humor que hace reír hasta a sus más acérrimos enemigos políticos, Johnson, de 52 años, es el típico «tory» británico: partidario del Estado pequeño y de la mínima intervención estatal, y defensor de las tradiciones del país.

Europa, de nuevo se desarma

El orden mundial impuesto tras la derrota nazi en 1945 se cimbró nuevamente, ya que tras el relevo de la economía por la ideología, y el surgimiento de la Unión Europea, el viejo fantasma del nacionalismo y el populismo –que fueron las mismas fuentes de las que bebió Adolf Hitler- vuelve a campear por el viejo continente, cuyas fronteras se antojan explosivas.

Por lo pronto la mandamás de Europa, la alemana Angela Merkel, -según informa el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung-, llamó a Francia, para que junto a Alemania propongan a Italia, Holanda, Luxemburgo y Bélgica un plan para crear una «Unión flexible» después del Brexit. Este sábado se reunirán los ministros de Exteriores de los países fundadores de la Unión Europea y buscarán poner sobre la mesa un documento consensuado, para evitar más salidas de la UE.

Los líderes de los 27 miembros restantes de la Unión se reunirán el martes con David Cameron y sin él el miércoles para tratar el Brexit. En ese cónclave se tiene que reinventar el capitalismo y abandonar el fundamentalismo neoliberal, y discutir cómo afrontar el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea. En realidad la cumbre durará dos días en Bruselas: en la tarde del martes, David Cameron se reunirá con los líderes de los 27 miembros restantes de la UE. Después Cameron volverá a Londres y los 27, de manera informal, conversarán sobre el camino a seguir por las instituciones europeas.

Uno de los grandes temores de Merkel es el contagio que pueda traer el Brexit al resto de Europa. A Alemania le preocupa que los siguientes países en buscar la salida de la UE sean Francia, Países Bajos, Austria, Finlandia y Hungría, según informa el periódico Die Welt. Alemania, por cierto, calcula que tendrá que poner 3.000 millones de euros más al presupuesto europeo tras la salida británica.

Ahora, los británicos, muy tan ellos, flemáticos, fríos, duros y elegantes, se sientan en sus pubs, y se preguntan: “¿qué hicimos?”.

Mientras tanto, en Estados Unidos sonríe Trump, y en Moscú, sonríe Putin. Un nuevo orden se avecina.