Anja Ringgren Lovén, la mujer que salva a ‘niños brujos’ en África

Publicado en Dulcineas el miércoles 15, junio, 2016

Cuando hablamos de niños acusados de brujería, no nos remontamos a hechos ocurridos en la Edad Media, sino acontecimientos actuales en África, especialmente en Nigeria, donde según revela la Fundación para la Educación y Desarrollo de Niños de África, cuando un pequeño es acusado de ser brujo empieza una persecución encarnizada contra él.

Anja-Ringgren-Loven-Nigerian-boy2

El primer acto es un exorcismo para expulsar del cuerpo del niño a los ‘espíritus malignos’. El pueblo así lo exige. Por desgracia para los padres, esta práctica es costosa y en muchas ocasiones no pueden pagarla. Es así que los niños son torturados y asesinados, sin que sus padres puedan hacer algo para evitarlo. Se exponen a correr la misma suerte.

En muchas ocasiones, son los mismos familiares quienes denuncian a los niños, cuyo destino es morir decapitados, enterrados vivos, quemados o, en el mejor de los casos, expulsados de la localidad.

De acuerdo con la organización, en los últimos 50 años surgieron nuevas iglesias independientes con líderes carismáticos y prácticas que implican cantos y bailes rítmicos, lo que les ha hecho ganar muchos seguidores. Mucha de la doctrina de estas iglesias, esta basado en la creencia tradicional  africana en la magia negra y las brujas.

En este panorama tan adverso, Anja Ringgren Lovén, ha sido una especie de salvadora. Y es que tras renunciar a su trabajo como gerente de una tienda en 2011, viajó a África para llevar a cabo trabajo humanitario. Se dio cuenta de las precarias condiciones en que vivían millones de personas debido a la pobreza y el hambre. Entonces decidió apoyar a los más necesitados y ayudarlos a tener una vida más digna.

Uno de los casos que más le preocupó fue el de los ‘niños brujos’, así que fundó DINNødhjælp, una organización benéfica que apoya a pequeños acusados de brujería y que busca acabar con la superstición y persecución hacia los infantes.

En uno de sus viajes más recientes a África a inicios de 2016, encontró a un pequeño de escasos 3 años acusado de ser brujo. Anja le dio de beber, un poco de alimento y llevó al niño a un hospital donde inmediatamente fue atendido. Lo llamaron Hope y actualmente vive en un refugio y muestra una gran mejoría.