Bao: El cortometraje de Pixar que homenajea la importancia de la comida en las relaciones familiares

Publicado en Magazine el viernes 27, abril, 2018

Además, es el primero dirigido por una mujer <3

Bao es un cortometraje de Pixar que se estrenó hace poco en el Festival de Cine de Tribeca, será el que acompañe a Los Increíbles cuando se estrene el 15 y es el primero, en toda la historia del estudio, en ser dirigido por una mujer, Domee Shi.

Trata sobre una madre chino canadiense que está experimentando el síndrome del nido vacío cuando misteriosamente uno de sus dumplings toma vida y se convierte en su niño.

Para Domee, “Bao” no es simplemente la historia de un dumpling que se convierte en niño, sino que es una oda y homenaje a la importancia que la comida y la hora de comer tiene para las familias, sobre todo enfocada en las familias chinas.

“Los dumplings ocupan un lugar especial en mi corazón. Los hacía con mi madre mientras crecía, y quería rendir homenaje a la bola de masa en este corto”.

A Domee la idea de Bao se le ocurrió cuando vio a su madre acariciando un dumpling que acaba de hacer, de ahí en adelante trabajó para aterrizar la idea y lograr que se la aprobaran en Pixar.

En Pixar, Domee se había desempeñado como artista de historia en Intensamente, así que una de las personas que más le ayudó a darle forma al proyecto fue el director de la película, Peter Docter. Cuando logró quedar seleccionada en el programa de cortos de la compañía, Becky Neiman-Cobb se unió al proyecto como productora.

Fue un equipo de primeras veces: la de Becky como productora, de Domee como directora y la primera de Rona Liu como Directora de arte.

Además de darle importancia a la comida, el equipo detrás de Bao se preocupó de que el corto representa lo más fielmente posible las características culturales de una familia biracial, tanto en la decoración del hogar como en el proceso de preparación de la comida.

Y para eso, Domee llevó a su propia madre para que le hiciera clases de preparación de dumplings a los animadores que se encargarían de llevar su historia a la pantalla.

“Fue la primera vez que observé que ella los hacía desde el principio, y hay mucho trabajo por hacer: enrollar la masa, amasarla y mezclar el relleno de carne de cerdo a la perfección. Y mi madre es de la vieja escuela, así que no usará un procesador de alimentos ni una picadora de carne para el cerdo. Ella cortará todo con una gran cuchilla a mano y lo mezclará todo. Es grasa total para el codo”.