Estas son las series que acaparan el rating en la Televisión

Publicado en Magazine el jueves 17, noviembre, 2016

Harley & The Davidsons

 

En tres episodios, basada en hechos reales, y protagonizada por Michiel Huisman (Game of Thrones), la miniserie narra cómo tres jóvenes de Milwaukee, los hermanos Walter y Arthur Davidson, y William Harley, fundaron la marca y cómo se ganaron la lealtad de sus seguidores: enseñando a los motociclistas a realizar reparaciones casi “artesanales” de sus propias motocicletas y organizando ruidosos clubes de motociclistas en todo el país. Con el tiempo, lo apostarían todo para crear la primer motocicleta de alto cilindraje.

 

Westworld

HBO puede respirar en paz, porque luego del fiasco que fue Vinyl (tan aburrida que no se la recomiendo ni a mi peor enemigo), al fin tienen una serie con el potencial de alcanzar en popularidad y ambición a Game of Thrones cuando se acabe en un par de años.La premisa es una locura, pero una locura coescrita por Jonathan Nolan y producida por J.J Abrams  un espacio que recrea el antiguo oeste americano plagado de androides que representan la época, y gente adinerada que paga por ir a hacer lo que quiera (todo está permitido) sin retaliación alguna. Aunque suena salido de una película de serie B, la serie pone gran cuidado de no caer en los lugares comunes. El arte y la escenografía quitan el aliento, su historia atrapa desde el primer capítulo, y las situaciones y personajes crean debates filosóficos interesantes, además de explorar temas como la responsabilidad hacia la tecnología y la  idea de la vida, Ah, y hay violencia y sexo, en la elegante y explícita manera en la que solo HBO se sale con la suya al mostrarlos.

Luke Cage

Por un lado, Luke Cage tiene uno de los superpoderes más aburridos en la historia de Marvel: es un tipo grande con mucha fuerza y una piel casi indestructible, nada que alguien que va al gimnasio no pueda hacer. Pero esta serie no trata tanto de superhéroes como de personajes. Luke Cage es un personaje con familia, con amigos y preocupaciones que se vuelven más importantes que sus poderes. El mundo de Harlem también es atrapante, si bien algo exagerado, evocando las películas de blaxplotation de los setenta. Tiene así mismo la insignia de las series que Netflix ha hecho de Marvel recientemente: un villano memorable. Sin muchos spoilers, así como en Daredevil o Jessica Jones (que también vale la pena que les eche un ojo, por si no lo ha hecho), el malo de esta serie fácilmente se roba el show, y su camino a tomar las peores decisiones es explorado mucho más que en las otras series.