Nahuatzen: no es Revolución, pero si un conflicto siniestro

Publicado en Michoacán el viernes 27, mayo, 2016

Por Alex Maldonado

Morelia, Mich., a 27 de mayo de 2016.- En el conflicto en Nahuatzen subyace un tema muy espinoso y siniestro que debe ser explicado con detalle, a fin de quitarle todas esas ínfulas de movimiento revolucionario o social como se nos pretende vender.

Para entender este tipo de conflictos comunitarios es necesario recurrir a los antecedentes y las conexiones político-sociales entre los actores políticos y públicos del pueblo, a fin de identificar los intereses que se mueven en ese municipio.

El problema parte de un conflicto pre y post electoral. El PRI, que gobernaba ese municipio en la anterior administración, arrastraba un conflicto interno de proporciones mafiosas, que desembocó en una auténtica guerra intestina entre sus militantes y que provocó la muerte de dos presidentes municipales: hace justamente tres años, fue asesinado Wilfrido Flores Villa mientras almorzaba en Pátzcuaro, y previamente había fallecido Ignacio Rodríguez Villa.

A raíz de ese problema, durante la designación del candidato del PRI al ayuntamiento, la disputa interna se agravó entres los tres principales contendientes: Rubén Espino, Gerardo Talavera Pineda y el profesor Eliseo Rodríguez. Tras la designación de Espino, los otros dos provocaron la ruptura y se refugiaron en otros partidos: Gerardo Talavera Pineda, se registró como candidato de MORENA y el Prof. Eliseo Rodríguez se convirtió en el candidato de Movimiento Ciudadano.

Ante esta división, el electorado se inclinó por el perredista Miguel Prado Morales, quien ganó en el marco de una gran alianza que integraba al Partido Acción Nacional (PAN), el Partido del Trabajo (PT), el Partido Humanista (PH) y el Partido Nueva Alianza (PNA), y tomó protesta en un marco conflictivo azuzado por los ex candidatos de Morena y de Movimiento Ciudadano, ambos ex priístas.

El pasado 07 de junio el candidato del PRI obtuvo 3 mil 159 votos, Eliseo Rodríguez de Movimiento Ciudadano 2 mil 199 votos, Gerardo Talavera Pineda de Morena obtuvo 2 mil 604 votos, frente a los 5 mil 028 votos que obtuvo el perredista Miguel Prado Morales, quien ganó por más de dos mil votos de diferencia.

El conflicto se deriva de que los ex candidatos de Morena y de Movimiento Ciudadano hicieron acuerdos con el ex director de Seguridad Pública municipal, Manuel Torres Sánchez, de quien se sabe gestionó financiamiento para sus campañas, la promesa era ratificarlo al frente de la Dirección de Seguridad Pública. A la llegada del PRD al poder, la política de seguridad se orientó a la firma del Mando Único Policial y la certificación de los policías, controlados por Torres Sánchez, quien exigía al nuevo gobierno a ser ratificado como director de Seguridad Pública Municipal, y oponerse a la firma del Mando Único.

Al no ver resueltas sus exigencias, el ex director de la SSP presionó a los ex candidatos para que cumplan con el acuerdo, y atizaron un conflicto que ya se les salió de las manos.

Desde hace ya cuatro meses los comuneros de Nahuatzen se apoderaron del palacio municipal y bloquearon los accesos a la cabecera –que tiene más de 10 mil habitantes–; además, expulsaron al alcalde perredista Miguel Prado Morales, a quien acusaron de pretender designar un director de seguridad pública ligado al crimen organizado.

La situación se ha complicado porque la población se encuentra atrincherada. Además de cerrar los accesos a la localidad, mantienen retenes en diferentes puntos y hay al menos 2 mil personas que demandan que las autoridades reconozcan un concejo similar al que hay en el vecino municipio de Cherán, que se rige por el principio de usos y costumbres desde hace más de dos años.

Cabe destacar que durante el Conflicto, los comuneros quemaron los Comités Municipales del PRD y PAN, pero dejaron intacto los comités de Morena y Movimiento Ciudadano.

Sobre algunos de los más activos participantes en las protestas, las autoridades siguen una investigación sobre varios delitos, entre los más graves: secuestro, privación ilegal de la libertad, violación de domicilio, usurpación de funciones, daños en las cosas, lesiones, entre otros.

Hasta el momento, al parecer una salida negociada no forma parte de los objetivos de los manifestantes, ya que se han establecido mesas de diálogo que han sido encabezadas por el secretario de Gobierno, Adrián López Solís y con los miembros del Gabinete de Seguridad, pero los seguidores de Manuel Torres Sánchez insisten en que se les otorgue la dirección de Seguridad Pública. Hasta aquí van las cosas, que tienden a problematizarse aún más.