Columna Isla Negra: CNTE, AMLO, Fidel Calderón: cuando los de izquierda son los tontos útiles de la derecha

Publicado en Nacional el jueves 9, junio, 2016

Eduardo Pérez Arroyo

La encuesta publicada hoy por Grupo Impacto no deja lugar a las interpretaciones: la ciudadanía está harta de la CNTE. Y nada hace pensar que en el futuro esa percepción será distinta.

Destacan las altas cifras de rechazo en Morelia, Uruapan y Zamora; es presumible pensar que al tratarse de ciudades mayores, las afectaciones son peores.
La CNTE, tras larga y metódica labor, se ganó ese desprecio. Su situación actual sirve para analizar la realidad de la izquierda en el estado y el país. Y ante una Reforma Educativa al parecer ya irreversible, convienen algunos apuntes.

En Michoacán, en México completo, coexisten hoy varias izquierdas. La que nos convoca, la izquierda centista, tiene características de sobra conocidas: la pereza intelectual, el delirio de sentirse elegido por la Historia, la predilección obscena y vacía por las consignas antes que los argumentos. El caso de la CNTE es un buen ejemplo de que en la izquierda, como en cualquier otro grupo humano, también hay miseria intelectual.
Las cifras no mienten y sirven para apuntalar el desprecio al mal llamado magisterio democrático. En las secundarias de Michoacán se reporta el mayor número de reprobados a nivel nacional, 22.10 por ciento. Dicho de otra forma: uno de cada cinco niños no logrará completar sus estudios mínimos. Según esos mismos datos duros, las peores cifras educativas coinciden con la mayor cantidad de paros, huelgas, plantones y horas perdidas debido a la acción de la CNTE.

Los maestros exponen argumentos. Básicamente, dice su discurso plagado de la añeja imaginería izquierdista, se trata, de oponerse a un “sistema” opresor, rebasado, inoperante o depredador. Hacemos lo que hacemos, dice su discurso, porque es la única manera de evitar que las leyes estatales y federales, o el interés de grupos particulares, o ambas cosas, nos perjudiquen y perjudiquen a la parte de la sociedad que protegemos.

Pero el discurso se cae. Para salvar al mundo, la izquierda magisterial deja de educar a miles de niños michoacanos cada año. En lugar de formar, barbariza. En lugar de un discurso crítico constructivo, o de un discurso a secas, prefiere la violación sistemática de los derechos de terceros.

La consecuencia es obvia: México se ubica en el último lugar de la OCDE en índices educativos, y Michoacán en el último lugar en México. Hoy un niño michoacano que no acuda a una escuela privada tiene casi nula posibilidad de competir contra millones de otros niños de su edad.
Ese es un triste logro de la izquierda centista.

Hay otros análisis. En lugar de una propuesta contundente para mejorar la educación estatal, la CNTE ofrece la pereza; y los adalides que la avalan, partiendo por el propio Andrés Manuel López Obrador que la pretende convertir en su grupo de choque, en lugar de mirar al futuro -asunto importante si se piensa que, mal que mal, se trata de un precandidato presidencial- rescata la peor imaginería seudoizquierdista proveniente de tiempos largamente superados. El Magisterio, que tiene la costumbre de dejar sin educación a miles de niños cada día, hace justo lo contrario a lo que establecen los preceptos más básicos de la izquierda.

Y así, para muchos, la CNTE es la mejor excusa para apoyar a la derecha.

Hay otra arista, y toca a Michoacán.

El pasado 9 de mayo el exsecretario de gobierno, Fidel Calderón, deslizó que el candidato natural del perredismo para las presidenciales de 2018 era Andrés Manuel López Obrador. «Adolecemos en el PRD de falta de identidad», dijo. Y al decirlo, cayó en el mismo vicio en el cual cayó AMLO al coquetear con la CNTE: pactar con el diablo a cambio de migajas.

c59f061e-5a54-48fc-9a7a-01a218abb303

Las CNTE es hoy un grupo cuyo poder se funda en la corrupción, la desidia y el caos. Este grupo vende una imagen socialista, progresista y liberadora, pese a que en la práctica cae en las peores prácticas antisocialistas, antiprogresistas y antiliberadoras; de paso, entrega a la derecha la excusa perfecta para aumentar su esfera influencia. Conviene saberlo: hoy la CNTE, López Obrador, Fidel Calderón y los afines que boicotean la más indispensable que nunca unidad de la izquierda son los tontos útiles de la derecha.