El “Mal humor social” y las derrotas futuras del PRI

Publicado en Nacional el jueves 9, junio, 2016

Entrevista al investigador Gerardo Rodríguez, profesor de la Universidad de las Américas Puebla

Ciudad de México, a 08 de junio de 2016.- La impunidad es uno de los diez principales problemas que aqueja a la sociedad mexicana con sus raíces más profundas, dice un estudio en los problemas estructurales. El Estado mexicano en su conjunto es responsable de los altos niveles de impunidad. Pero cómo pasar de un estado así a un estado moderno, una sociedad activa que exija cuentas.

Gerardo Rodríguez (GR), profesor de la Universidad de las Américas Puebla.

P: ¿Cuáles serían entonces los pilares del malhumor social?

GR: Primero hay que decir que es un eufemismo que utilizó el presidente Peña Nieto y también el secretario de Desarrollo Social en Campeche, en una entrega de programas sociales. Es un eufemismo para no decir que hay descontento social.

El descontento social tiene dos pilares en términos estadísticos, el primero es el mal desempeño económico, y segundo los bajos niveles de aprobación del desempeño institucional.

Entonces, los pilares que yo veo es el económico, por un lado, el de impunidad y corrupción. La tercera pata, el tercer pilar, sería el político, el mal desempeño político. Y yo agregaría un cuarto que sí, no solamente le pega al bolsillo de manera económica, sino indirecta, que es la inseguridad.

casa blanca epn

Yo diría que son los cuatro pilares que van a ayudar a los encuestadores como Roy Campos, a los investigadores cuantitativos, a entender cuáles fueron los factores que más incidieron en este cambio de rumbo político en el país.

Te voy a dar una cifra, citando igual al Índice de Impunidad, 11 estados de la República tuvieron alternancia política y estos 11 estados, tienen altos o muy altos niveles de impunidad desde el 2015 para acá, que es tu pregunta.

P: ¿cómo mides la impunidad?

GR: Bueno, nosotros medimos la impunidad, el concepto clásico es delito que no es castigado, pero también hay lo que es la impunidad política, y ésta es la que más le duele a todos los países, en los países, por ejemplo de la Unión Europea, Estados Unidos, América Latina, Brasil, lo que están tratando de controlar son los altos niveles de corrupción e impunidad política, porque eso se trasmina a la sociedad que ve que si un presidente de la República, o secretario de Estado, o congresista, no es castigado por un delito evidente, eso se transmite a la sociedad de que yo puedo seguir corrompiendo y delinquiendo.

P: ¿Cuáles son los ejemplos clásicos de impunidad política?

GR: Bueno, los casos por ejemplo que se llama el «drivery», corromper, empresas que corrompen a gobiernos.

Y la semana pasada estuve en Bruselas, y un tema que salió al análisis, fue el caso de corrupción de IGA, de la famosa Casa Blanca, eso se sabe hasta Europa, por qué; esto nos lo comentó un ingeniero de una empresa francesa que construyen trenes.

Me dijo, mira, nosotros cuando salen las bases de licitación para el tren de Querétaro, nos dieron dos semanas para hacer un análisis técnico, es complicadísimo, y casualmente esta empresa mexicana, con la china ya tenían todo perfectamente hecho. Y que no se haya castigado la impunidad, la corrupción al más alto nivel, es un ejemplo, por ejemplo.

P: ¿El «drivery», es uno?

GR: Otro, por ejemplo, el caso que fue muy sonado y seguramente si le pegó en estas elecciones al Presidente, el gobernador Duarte, fue el caso de Los Porkys, que se veía un halo de impunidad de castigar uno de los mayores delitos que nos duele a todos, hombres y mujeres; la violación de mujeres menores de edad, por ejemplo. Y había un halo de que no iba ser castigada esta banda de tres jóvenes delincuentes.

javier-duarte

Tercero, la investigación sobre las empresas fantasmas y los 650 millones de pesos que Duarte le robó a los veracruzanos en cosas que no se gastaron.

P: ¿Qué otros ejemplos miden de impunidad política?

GR: Otro caso de impunidad de política que lo vimos, es ridiculizado en la prensa nacional, fue el caso del gobernador Moreira que endeudó a su estado, a Coahuila, cuando fue gobernador y no ha pasado absolutamente nada.

También el caso, por ejemplo, de exgobernadores en Tamaulipas que hoy están prófugos de la justicia en Estados Unidos porque hay un proceso de investigación contra ellos.

P: Estos casos son sumamente sonados, todos los conocemos, todos los hemos reporteado, todos los hemos dicho, ¿qué hace el Gobierno? O sea, ¿qué hace? Por qué pone en el discurso social, el mal humor social, sin embargo, no hay un tipo de acción, no hay una acción que vaya, que desvíe el discurso, se quede en palabras.

GR: Mira, el argumento del Gobierno Federal es muy simple, que no tiene los instrumentos jurídicos para perseguir el conflicto de interés…

P: ¿Se justifica diciendo “No tengo dientes”?

GR: Que claramente lo vio, entonces, y es por eso que está empujando el Sistema Nacional Anticorrupción, pero ojo, estas grandes reformas anticorrupción, una es la última en la fila de las grandes reformas estructurales de este Gobierno, cuando debió ser la primera para evitar posibles actos de corrupción en las siguiente reformas estructurales.

Dos, si el Sistema Nacional Anticorrupción deja espacios de impunidad legalista para no castigar a los políticos y a los funcionarios de más alto nivel de nada va a funcionar en términos de percepción.

P: En ese sentido, el fuero tiene una relación directa con la impunidad política, ¿no?

GR: Así es, mira en Europa, la Comisión Europea en sus reportes para países como Bulgaria, como Eslovenia, como Croacia, les dice claramente: Uno, se necesitan poderes judiciales independientes, en México los poderes judiciales en los estados no son independientes, son dependientes de los gobernadores en turno.

Dos, necesitamos una Fiscalía General de la República verdaderamente independiente y no podemos permitir que haya un político o una política que esté sentado en una silla que va a ser transexenal.

Tercero, necesitamos un Ministerio Público también independiente y si se va a traer una Fiscalía Anticorrupción esta tiene que ser todavía más independiente de la Fiscalía General de la República, del presidente de la República y tiene que tener dinero y personal propio.

P: En resumen, la impunidad política tiene una directa relación con el ciudadano no escuchado.

GR: Por supuesto, mira fíjate, la justicia es un bien social que tiene… la responsabilidad es única del Estado para impartirla, entonces, mientras que en la corrupción puede haber dos padres, en la impunidad solamente hay una madre o un padre y se llama el Estado, que no castiga a los delincuentes.

Y quiero volver a la pregunta, ¿nos pega a los ciudadanos la impunidad en nuestro bolsillo? Por supuesto.

P: en tu vida, en tu emergencia diaria.

GR: Nos pega… si porque cuando tú tienes la necesidad de ir a la justicia es porque no te quedó de otra y vas a tardar más de siete horas en levantar una declaración ante el Ministerio Público va a ser un calvario el procedimiento de más de un año si es por robo de un auto, de una casa, una lesión, etcétera, ¿no?

Y volviendo, por ejemplo, también al tema económico, los gobernadores han sido sistemáticamente impunes en endeudarse y esto al final del día le pega a los ciudadanos que van a tener que pagar esa deuda con sus impuestos.

P: Es increíble como las campañas políticas en este 2016, se basaron en meter a la cárcel al gobernador saliente, o sea en ese nivel estamos de gobierno en México, que los candidatos, muchos en Chihuahua, el señor Javier Corral por supuesto; en Veracruz, en varios estados más, también en Tamaulipas, se habla de «lo primero que voy a hacer es meter a la cárcel al gobernador». O sea, en ese nivel está.

GR: Pensemos que desde el año 2000 cuando inicia la alternancia política a nivel federal, hayan pasado al menos 100 gobernadores por el país, en estos 17 años de gobierno, solamente hay dos en la cárcel, Mario Villanueva y fue anterior, que fue con Zedillo y Granier en Tabasco. Cuando hemos visto las tropelías, lo delincuentes que han sido muchos de ellos en muchos estados.

granier preso

Mira, te voy a comentar rápidamente, ¿dónde hubo transición política de 2015 y 2016? En estados con altos niveles de impunidad, Aguascalientes, Sinaloa, Oaxaca, Nuevo León, Querétaro, Guerrero, Tamaulipas, Durango, Quintana Roo y Michoacán.

P: ¿Qué tiene que ver todo esto que estamos hablando con por qué usted votó y por quién votó?

GR: Va de nuevo. Va de menor impunidad a más alta impunidad, pero hay que decirlo, estos estados que te estoy diciendo tienen muy altos niveles de impunidad. Aguascalientes, Sinaloa, Oaxaca, Nuevo León, Querétaro, Veracruz, Coahuila, Guerrero, Tamaulipas, Durango, Quintana Roo y Michoacán.

El promedio de jueces a nivel internacional, el promedio de jueces por cada 100 mil habitantes… las tasas nos ayudan a medir un estado chiquito como Colima o al Estado de México.

Es cuántos jueces necesitas para administrar justicia para 100 mil personas, para el estadio Azteca, es 17, el promedio a nivel internacional.

P: Diecisiete por cada 100 mil habitantes.

GR: En México tenemos cuatro jueces por cada 100 mil habitantes y hay gobiernos estatales, hay estados como el Estado de México que tienen 1.5 jueces por cada 100 mil habitantes y ministerios públicos también tienen menos de dos ministerios públicos por cada 100 mil habitantes.

Donde hay violaciones, secuestros… no secuestros, robos, y nada más tienes dos jueces y dos personas que lo van a perseguir.

P: Usted que ha estudiado la impunidad desde la psique política, desde la psique de lo legal y desde la psique de los ciudadanos, ¿cómo pasamos del vecino quejoso, al ciudadano inconforme, al transeúnte enojado, al votante apático -me voy a permitir la grosería- al ciudadano encabronado, al voto enojado?

GR: Denunciar siempre que haya delitos; utilizar las redes sociales, es nuestra nueva arma ciudadana que tenemos para denunciar a los impunes sociales y políticos y finalmente el voto.

Hay que recordar que en este país, ya viene la reelección de esos gobernadores y de esos alcaldes. Los que están entrando, los vamos a poder castigar con nuestro voto en los próximos años.