La actividad de la UNAM es de una diversidad impresionante: Rector

Publicado en Nacional el martes 28, junio, 2016

Ciudad de México, a 28 de junio de 2016

Pregunta (P): Siempre que hablamos de la UNAM hablamos presupuesto de la máxima casa de estudios de este país y a mí me parece, rector, me encantaría empezar la conversación por ahí, un prodigio que nuestra casa sea capaz todos los días de tener una exposición como la de Anish Kapoor que ha tenido tanto éxito, que un tipo como Bell toque en la Nezahualcóyotl, pero al mismo tiempo pueda haber una mesa sobre la paz en Colombia en la Torre II de Humanidades o pueda dar clases en el CCH.

¿A usted no le parece un prodigio cotidiano que esa, no sé cuánto sea, la comunidad estudiantil y el personal académico funcione todos los días de esa manera y a veces privilegie una especie de hazaña cósmica?

Enrique Graue (EG): ¿Qué es lo principal que uno hace? Primero es hacer que las cosas sigan funcionando porque efectivamente la actividad que tiene la Universidad es de una diversidad impresionante; tiene una riqueza en prácticamente todas sus áreas difíciles de describir y la función del rector es a colaborar con todos, no es otra que eso.

En la mañana puede uno estar entrevistando a los candidatos a un Instituto como el Bibliográficas, por ejemplo, y estar platicando de los problemas que tiene la Biblioteca Nacional y los empastados los incunables y en la tarde estar pasando a los problemas de telescopios del Observatorio Nacional. Y todas las personas con las que uno trata lo hacen una gran intensidad. Entonces sí es un privilegio.

Anish Kapoor 80 mil visitantes llevamos…

Ochenta mil visitantes llevamos ya y la sala sigue, y no hemos parado afortunadamente ningún día en todo este proceso en estos siete meses que me han tocado, la Universidad está caminando y va para delante.

P: Y va para adelante todos los días. Ahí usted lo ha visto en las noticias cotidianas una sensación de zozobra en muchas sociedades del mundo, desde Gran Bretaña hasta los Estados Unidos, pasando por las sociedades latinoamericanas y un componente, uno de los elementos que se usan más de manera más habitual, rector, para explicar esta zozobra es el temor que nos causa esto que llaman la «cuarta revolución» industrial, esto de que nos está cambiando el mundo, que todo lo que hemos aprendido necesariamente está si no en cuestión, por lo menos a revisión permanente, que buena parte de las destrezas que aprendemos cuando nos formamos no necesariamente van a ser útiles en el mundo que viene.

¿Cómo está reflexionando la UNAM en docencia, en investigación ante este problema que ciertamente nos genera esta sensación de vértigo a todos, rector?

EG: Ese es el gran reto educativo, mantener, enseñar a los muchachos primero lo que se sabe en este momento y cómo mantenerse constantemente actualizados. La cantidad de información que se genera hace y está cuantificado que cada cinco años prácticamente la totalidad del conocimiento haya cambiado; si uno quisiera estar al día en el campo de particular de cada uno de nosotros tendría que estar leyendo alrededor de 19 artículos todos los días los 365 días del año. Entonces obviamente es imposible.

Entonces necesitamos tener los mecanismos para enseñar lo que está sucediendo y luego a que los muchachos aprendan cómo mantenerse constantemente en un proceso de actualización. Y para eso lo que ha encontrado la educación es esto que se llama la educación mixta, el poder enseñar junto con las tecnologías de la información.

Ese es el gran reto educativo por llevar a cabo, particularmente en una generación como la nuestra, donde ellos son mejores que nosotros en las tecnologías de la información, e involucrar a los adolescentes en estos procesos lo hace más difícil.

Entonces los pasos que hemos de dar a los meses siguientes primero es completar la total conectividad de la Universidad en todo momento y en todo lugar, en esto hemos estado invirtiendo y tenemos las reservas económicas para lograrlo; y segundo en la enseñanza de los profesores, en el uso de las tecnologías y la información en la reforma educativa de ellos y poder transformar gradualmente todas las carreras y las licenciaturas en este proceso.

P: Sí porque es un desafío enorme, me imagino a los abogados que llevaron, no sé, la materia de derecho penal, ahora les dijeron «Oiga, todo lo que aprendió ya no es funcional», supongo que en medicina ocurre tres cuartos de lo mismo y yo ya no le cuento cuando yo me formé en cuestiones prácticas de sociología, perforábamos tarjetas todavía.

Todo eso no me sirve para nada, de absolutamente nada.

Pero como comunidad -digamos- académica, como comunidad epistemológica rector, ¿la UNAM va entendiendo que esto tiene que cambiar? O al mismo tiempo tiene, pues como

cualquier organización humana, estas resistencias a decir «Oiga, pues yo ya aprendí, ya domino este conocimiento y ahora viene usted y me desplaza totalmente».

EG: Tiene las resistencias, Leonardo, por supuesto que existen, son totalmente humanas. Si uno aprendió y ha enseñado de una forma, pretende uno que esa es la forma correcta de enseñar, entonces es un proceso gradual.

Por supuesto, el resistencias al uso de ellas, pero gradualmente se van adaptando, de ahí que la decisión que se ha tomado desde la rectoría es, hay que invadir a la Universidad con conectividad y con capacidad de que todos los estudiantes tengan acceso a una tableta o a alguna computadora en algún momento para que vayamos evolucionando y presionando también que la docencia vaya sucediendo en ese sentido.

P: Sí. Las nuevas tecnologías nos van ayudando a que la forma en que damos docencia y la forma en que investigamos, rector, se transformen; por ejemplo, estos «mooks» y la posibilidad de tener cada vez más interacción en red con investigadores de todo el mundo nos acaba la vida. ¿Qué perspectivas ve?

EG: Los cursos masivos estos, abiertos, se generan y es conocimiento disposición de todo el mundo. Por supuesto, doctor, que hay que ordenarlos para darles una estructura e ir generando lo que hace falta.

En el caso de la investigación ellos tienen… desde hace tiempo están conectados mucho en red los investigadores, lo que hay que propiciar ahora en ellos es que sean más interdisciplinarios, el investigador tiende a estar muy localizado en su propio cubículo y trabajando en sus cosas. Entonces, tenemos que ampliarnos un poquito más.

P: La UNAM tiene casi 347 mil alumnos en este momento y en el gran agregado, considerando todas las categorías, estaríamos llegando a 48 mil académicos.

Todo eso es lo que hay que hacer que funcione cotidianamente y además con áreas de experiencia como tenemos en muchas partes de la UNAM, pero hay una parte que hoy destaca en términos de los grandes retos universitarios: la parte de media superior, que ya es obligatoria por ley y la presión que ha tenido la UNAM.

Y hoy tiene aproximadamente 112 mil alumnos de bachillerato, que me parece que ahí tenemos un gran reto en términos de incorporar tecnologías de información, nuevas tecnologías de aprendizaje y sobre todo de buscarle salidas y es una de las líneas de trabajo que está tomando la Universidad.

EG: Sí, así es. Y el próximo año estaremos cumpliendo 150 años de existencia de la Escuela Nacional Preparatoria; ahí tenemos, como bien saben, nueve planteles en la Nacional Preparatoria, cinco en el Colegio de Ciencias y Humanidades, para este total que ya dio.

Es un bachillerato de alto prestigio, déjeme darle el dato reciente: se presentaron, aspiraron a ingresar a la Universidad en la media superior, en nuestro sistema de bachillerato 182 mil jóvenes para 35 mil lugares de cupo que tenemos; esto hace que efectivamente, cuando los sumas, estos 35 mil, 36 mil anuales de esta cifra de alrededor de 112 mil jóvenes estudiando la media superior.

De ellos, aproximadamente la mitad o un poco más son los que ingresan a la universidad por virtud del pase reglamentado.

Para que complete, en el caso de licenciatura también hay una aspiración que este año fue de 186 mil muchachos a ingresar a licenciatura para alrededor de 45 mil lugares de primer ingreso.

Sí, el bachillerato, la media superior es el gran tema nacional en estos momentos y hay que ir un poco más allá, Aníbal, no solamente verlo en lo que requerimos hoy formar en media superior sino que estos jóvenes, que estamos creciendo en la capacidad de atender sus necesidades escolares, dentro de tres años van a requerir educación superior en una buena medida.

Hoy el porcentaje nacional de jóvenes en edad de estudiar media superior es de 70 por ciento; si aspiramos al cien por ciento, vamos a tener que incrementar en forma importante la oferta educativa de la superior, que actualmente la media del país es de alrededor de 32 por ciento.

P: En alguna parte del debate público de este país, perdimos el sentido de que educación pública significa en esencia movilidad social y mérito.

¿Usted cuál ve, o sea cuál cree que es el reto ahora en la educación pública en nuestro país?

EG: Sí, por supuesto es un mecanismo de movilidad social importantísimo y con ello de paz social. Seis de cada 10 jóvenes que ingresan a la licenciatura, al bachillerato, cuatro provienen de familias cuyo ingreso familiar es menor, tres, cuatro salarios mínimos.

Entonces, por supuesto que es ofrecer una educación gratuita, pública, laica y de calidad para este grupo poblacional es importantísimo. Lo ha sido en el pasado, lo fue en nuestra época cuando estudiamos y lo sigue siendo hoy en día.

Entonces el reto indudablemente es y seguirá siendo que la educación superior y media superior continúe creciendo con calidad y en ello el Estado, creo que

lo ha entendido, lo ha venido entendiendo o al menos en el caso de la Universidad y se ha venido protegiendo a la Educación Superior en el caso de la UNAM.

P: El tema de la educación pública, pues es absolutamente prioritario.

Le pregunto, hay dos asuntos que digamos se ligan, que son la internacionalización de la Universidad y también la movilidad de los estudiantes.

Yo no sé si aspiramos en el futuro no lejano, rector, a tener por ejemplo, pues posibilidad de que con otras universidades latinoamericanas, nuestros estudiantes puedan tener igual que los europeos tienen en Erasmus, con movilidad, pasarnos un semestre en Río, en Buenos Aires.

Entiendo que a nivel de los rectores hay una, digamos, convergencia importante, hubo una reunión recientemente y veo que a nivel Iberoamérica hay un trabajo, una cercanía, una sintonía, además nuestra Universidad es como muy iberoamericana por su propia, por su propia naturaleza y origen.

¿Cómo van estos dos temas? La internacionalización de la Universidad y la movilidad de los estudiantes.

EG: Por supuesto, que la vocación universitaria es latinoamericana. Está en el escudo, el escudo de la Universidad abarca de México a todo el cono sur y en el propio lema universitario, ¿no? Entonces, por supuesto que la vocación es la internacionalización de la Universidad.

Hay dos grandes redes, Leonardo. La Red de Universidades Latinoamericanas, que se llama la UDUAL, en donde están mezcladas todas las universidades o casi todas las universidades de Latinoamérica y en donde la Universidad ha tenido presencia desde siempre, desde su fundación.

Con ella se ha venido trabajando una serie de posibles convalidaciones de estudios. Ya están prácticamente armadas, con más de seis países, lo que es la revalidación y reconocimiento en estudios en Derecho, en Contaduría, en Psicología y se me escapan otros, son 16 ya.

Y con las grandes universidades de Iberoamérica, acabamos de formar esta red iberoamericana con la Universidad de Sao Paulo, con la Universidad de Buenos Aires, con la Universidad Complutense de Madrid y con la Universidad de Barcelona, que somos las grandes de la región, con la pretensión, primero tener una voz unidad con los problemas de educación superior que nos atañen y con la vocación de la internacionalización y mayor movilidad.

Convenios tenemos firmados con prácticamente, pues las universidades importantes del mundo, más de 250 convenios tenemos en movilidad y más de tres mil estudiantes salen todos los años.

P: ¿Tres mil?

EG: Tres mil estudiantes.

Otros tantos llegan a la Universidad y un número muy parecido de maestros.

La movilidad ha venido creciendo. Ha habido grandes esfuerzos de algunas bancas privadas, en el caso particular de Santander apoyando de forma importante en esto; Fundación UNAM lo ha venido haciendo también y esto nos ha permitido que se haya ido incrementando esta movilidad.

Lo que hay que aspirar al mediano plazo, tener dobles titulaciones, como muchas de ellas y hemos venido trabajando algunas, ya la tenemos con la Universidad de Groningen, en alguna maestría y doctorado; con la Universidad Autónoma de Madrid tenemos otra de conocimiento bilateral y en esto habrá que crecer mucho más en el futuro próximo.

P: Porque efectivamente la Universidad crece. Tenemos representaciones en China, en América del Norte en varias, en Madrid creo que estamos trabajando de una manera muy, muy precisa en lo que es la convalidación de este examen, el español como lengua extranjera, la UNAM hace ahí una aportación importante siendo que en París también tenemos presencia.

O sea, parte del proyecto es que la UNAM esté presente en estas partes… ¿Usted cree que México debe, digamos, proyectar más poder suave a través de la UNAM, es decir, tener más presencia de la UNAM en el exterior, ayuda en última instancia a que la imagen de México mejore, rector?

EG: Y de hecho de las cosas que se plantean en un futuro es que estas nuevas sedes, estos Centros de Estudios Mexicanos, que le decimos, vayan creciendo y podemos irlos asociándo con otras universidades nacionales importantes.

Tenemos -bien lo dijo Leonardo- en China, déjenme empezar por allá, en Ottawa, Canadá; tenemos en Seattle, tenemos en Chicago, tenemos en Los Angeles, tenemos en San Antonio, tenemos en Tucson, tenemos en Costa Rica, tenemos en Londres, tenemos en Londres, tenemos en París y tenemos efectivamente la de Madrid.

Esta última probablemente es la joya de la corona, la de Madrid, con el Instituto Cervantes se creó este examen único de lengua extranjera, a la que se sumó después la Universidad de Salamanca y recientemente se aceptó en el consorcio de la Universidad de Buenos Aires. La pretensión es que sea el examen formal de la lengua española, y ha venido creciendo muy favorablemente.

P: Y en otro campo de la gran proyección de la UNAM lo que representa, creo que también es significativo los alcances que ha tenido el hecho de que ya prácticamente tenemos campus en todas las entidades federativas, el impacto en cada entidad donde llega la UNAM y tiene un campus ha sido impresionante y hoy se hace esto con el apoyo de los gobiernos estatales y demás, y vemos cómo esto ha crecido y hoy estamos inaugurando Mérida, ¿no? Estamos empezando por ello.

EG: Así es. En Mérida tendremos pronto una nueva Escuela de Estudios Profesionales, la nueva ENES que se llama, el Centro de Estudios Superiores porque tienen, la petición es que tengan mezcla de varias, tenemos en Morelia, en Michoacán pues, tenemos en León, vamos a tener en Querétaro muy pronto. Y efectivamente unidades de investigación o centros en distintos lugares del país.

Aquí hay que recordar también que la Universidad se hace cargo de una serie de servicios nacionales que esto colabora y nos involucra en investigación en muchas de las entidades estatales, de hecho de las 32 entidades de la República.

P: Existe algún proyecto para traer estudiantes extranjeros, me resulta particularmente relevante el que norteamericanos vengan a estudiar a México para que tengan una visión como mucho más aproximada y matizada de lo que ocurre en nuestro país, ¿es alguna, digamos, lo tiene como prioridad, rector de la UNAM?

EG: No necesariamente en Estados Unidos, es en todos lados.

P: En todos lados.

EG: Ahí la importante que se registra es recientemente de muchos chinos, hemos tenido en los últimos seis, ocho meses una gran migración de estudiantes acá gracias al Centro de Estudios Mexicanos en China. Yo creo que sí…

P: De hecho un centro ahí donde se estudias chino.

EG: Así es, tenemos el Centro de Estudios en China. Esto tenemos una estructura que es el CEPE, que es el Centro para Enseñanza de Extranjeros, que tiene una gran migración de estudiantes norteamericanos, europeos y en este caso, asiáticos también.

P: La producción científica de la UNAM es muy variada y hay artículos de todo tipo, no me detendré en cada una de las áreas que producen cosas notables. ¿Es una prioridad para la UNAM, señor rector, el que tengamos más patentes, es decir, el que se registren más patentes desde nuestra Universidad y no sólo haya investigación o divulgación, sino que también haya, digamos, este reconocimiento práctico de las tareas de investigación?

EG: Claro. Innovar yo creo que es una de las grandes tareas que tiene el país y tenemos efectivamente una investigación muy fuerte y hemos generado la mayor parte de grupos de investigación de otras entidades; 32 por ciento de todo lo que se publica en ciencia en México pertenece a la Universidad.

Pero en patentamiento hemos sido malos, somos malos para patentar, desde la gestión pasada con el doctor Narro se creó todo un fomento a la innovación y al emprendimiento y un reconocimiento a las patentes, aún así necesitamos con todo el respeto que se debe de tener a la educación básica, procurar que lo que investigamos y descubrimos pase a otras manos, pase a la sociedad, pase a la capacidad de transformar.

Hay una coordinación de innovación que ahora pretendemos fortalecer situándola más dentro del ambiente de la investigación científica, que es donde más surgen la mayor parte de proyectos y es muy impresionante ver lo que resulte. Los jóvenes están presentando patentes, jóvenes, chicos estudiando todavía, sobre nuevas aplicaciones telefónicas para una serie de cosas.

Realmente está creciendo mucho esto, pero necesitamos todavía reforzarlo mucho más, hay que crear una cultura de emprendimiento y de innovación.

P: Hay un tema absolutamente apasionante, rector, que aquí en Enfoque seguimos siempre con gran interés, que es la alta divulgación, la divulgación de la cultura científica que nos ayuda a todos a entender parte de los desafíos que tenemos, ¿es una prioridad para usted?

EG: Sí lo es, existe esto, hay una entidad exclusivamente dedicada a la divulgación de la ciencia, y de hecho tiene su base en el Museo de la Ciencia, en Universum que se llama, y esto es algo que hay que estar acentuando cada vez más, y procurar sobre todo que llegue a nuestra educación media superior, por supuesto a toda la comunidad, pero enfocarlo mucho en la media superior para entusiasmar las vocaciones científicas e innovadoras.

P: Uno de los temas interesantes que retoma y le da énfasis esta administración, señor rector, es poner como un programa muy importante derechos humanos y género, poner también el de sostenibilidad y el de seguridad, tres grandes programas que antes no tenían ese énfasis en otras propuestas que habían presentado.

EG: Sí, porque es forma de educar; déjame empezar por violencia de género, tenemos problemas de violencia de género, y en agosto estaremos lanzando un gran programa de violencia de género, y el protocolo de violencia de género; la Universidad se sumará a esta iniciativa de la ONU del HeForShe en forma intensa para hacer notar la importancia del respeto al género.

En seguridad nuestros problemas son importantes, es una casa abierta, y al ser una casa abierta también es abierta eventualmente la delincuencia; hemos puesto énfasis en perseguir a los grupos de narcotraficantes y hemos tenido muy buenos resultados, hemos incrementado toda la iluminación en Ciudad Universitaria y seguiremos haciéndolo, hemos prácticamente duplicado el sistema de vigilancia por cámaras, porque no tenemos cuerpos coercitivos…

P: Administrativamente, digamos, en lo que es su gobernabilidad funcional, ¿la UNAM está bien como está, o le hace falta una revisión?

EG: Necesitamos desconcentrarlo notablemente, una universidad que tiene instalaciones en toda la República, que tiene campus educativos y profesores, docentes, en muchas regiones de la nación, necesariamente tiene que desconcentrar las decisiones administrativas para hacerlas ágiles.

Aquí estamos tratando los temas de transparencia, ahora con más insistencia, y platicando con el patronato de la Universidad, quienes son quienes se encargan de estas funciones, para poder hacer transparentes, desconcentradas y eficientes nuestras funciones de administración.