“En mi administración trabajamos por un municipio verde y un medio ambiente equilibrado”: Raúl Morón

Publicado en Noticias el sábado 13, julio, 2019

El Alcalde puso en marcha la reforestación rural como parte de la campaña “Morelia Te Quiero Verde”

Al momento, se han plantado 220 mil árboles y la meta es llegar a los 300 mil en esta temporada

Como un importante esfuerzo por recobrar el equilibrio en el medio ambiente del municipio y mitigar los efectos del cambio climático, el presidente municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco, encabezó esta mañana una jornada de reforestación en zonas rurales, en donde se plantaron 20 mil árboles, con la participación de dependencias de gobierno, organizaciones y sociedad en general.

Ante una complicada temporada de incendios forestales, la administración municipal aceleró la aplicación de la campaña “Morelia Te Quiero Verde”, a través de la cual no solo se contempla revertir los daños, sino mejorar las condiciones de las zonas rurales y endurecer el cuidado de las áreas naturales.

El predio El Pinalito, de la tenencia de Jesús del Monte, fue el punto de arranque de la reforestación en la zona rural, con la presencia del alcalde Raúl Morón Orozco y otros miembros de su gabinete legal y ampliado como el director de Medio Ambiente, Alfonso Suárez López; el titular de la Coordinación de Protección Civil Municipal, Rogelio Rangel Reguera y el secretario de Movilidad y Espacio Público, Antonio Godoy González Vélez, así como miembros de organizaciones, scouts, adscritos del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” y sociedad en general.

Zonas de comunidades como Iratzio, Chiquimitío, El Correo y Cerro Verde también fueron intervenidas, para lograr la plantación de 20 mil árboles y alcanzar así la cifra de 220 mil en solo dos jornadas, lo que acerca al Ayuntamiento a cumplir su meta de llegar a los 300 mil en esta temporada.

Para garantizar la sobrevivencia de cada una de las plantas y que crezcan en las mejores condiciones, se utilizaron dos sistemas de colocación, el primero de ellos el ya tradicional en bolsas individuales y otro a manera de charola, con 10 pinos cada una, para así darle a cada una el espacio necesario para su desarrollo.