Otto Dix, el monstruo expresionista, llega a México

Publicado en Noticias el martes 11, octubre, 2016

Una mirada amplia a la obra completa del alemán Otto Dix (1891- 1969), presenta el Museo Nacional de Arte (Munal) en la exposición Otto Dix. Violencia y pasión, la cual abarca los principales periodos creativos y temáticos del artista, y que permitirá al visitante recorrer su trabajo a través de siete núcleos temáticos que explican su aportación al arte moderno.

 

El montaje, que es la primera retrospectiva de este artista en México, con la curaduría de Ulrike Lorenz, creada para la celebración del Año Dual México – Alemania, presenta más de 160 piezas realizadas entre 1913 y 1969 en diversas técnicas como óleo, aguafuerte, litografía y dibujo al lápiz.

 

Previo a un recorrido por la exposición, María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), señaló que la muestra ofrece un amplio panorama representativo de la evolución creativa de Otto Dix, así como los temas característicos de su obra, la cual estuvo marcada por la vivencia de las dos guerras mundiales y la deshumanización que la violencia imprime a la vida comunitaria.

 

“En su obra encontramos liberación y catarsis, testimonio y crítica satírica. En su empeño por convertir en arte las expresiones de la guerra, el artista logró, como pocos, transmitirnos el dolor, el miedo, y el cansancio físico y moral”, refirió María Cristina García Cepeda.

 

Reinhard Maiworm, director del Instituto Goethe en México, describió a Otto Dix como un artista especial que vivió tiempos muy duros y cubrió todos los estilos del siglo XX, como el futurismo, el cubismo, el expresionismo y el dadaísmo. “Fue un documentalista de una sociedad, un analista, un crítico que tuvo en sus temas recurrentes a la guerra, el retrato, el desnudo y la sociedad berlinesa. Es un artista fuerte que podemos entender en todos los países”, aseguró.

 

En un recorrido por la exposición, Ulrike Lorenz, curadora del montaje, aseguró que Otto Dix es sin duda es uno de los artistas más significativos del siglo XX, porque con su arte narró mucho de la historia alemana y europea. “Con su arte de realismo muy crítico se acercó realmente a los temas contradictorios de nuestra sociedad y sus personajes. Él no sólo creó un espejo sino un símbolo de la sociedad en la que vivió”.

 

En opinión de Ulrike Lorenz, esta exposición, que de junio a septiembre de 2016 fue albergada por el Museo de Arte Contemporáneo (Marco) en Monterrey, le “dirá mucho” a los visitantes en la Ciudad de México, pues además de presentar todas las etapas de vida, obra y diferentes estilos, también mostrará aspectos de la obra de Otto Dix de los que no se habla tanto.

 

El núcleo Voluntad de arte. La dialéctica de Eros y Tánatos exhibe los trabajos tempranos del artista donde se pueden ver dibujos con motivos eróticos, cristianos y míticos.

 

En El fin del mundo. El trauma de la Guerra Mundial se pueden apreciar más de 30 cuadros y 50 grabados en los que se muestra el doloroso contexto de la Primera Guerra Mundial: paisajes bombardeados, trincheras con cuerpos inertes, soldados mutilados en espera de regresar a casa o en momentos de distracción en cantinas y burdeles.

 

Otros módulos son Muerte y resurrección. La realidad como construcción, que da cuenta de la miseria, lucha de clases y la sociedad alemana de la posguerra, y El rostro del tiempo. En el espejo de la época, donde queda de manifiesto la calidad como retratista de Otto Dix.

 

En Eros en la metrópolis. Cuerpo y sociedad, se puede apreciar la fascinación de Dix por la diversidad figurativa y la fuerza expresiva de la apariencia femenina, mientras que en Visión de la realidad. Verismo y alegoría, se observa el interés del artista en crear enigmáticas imágenes híbridas y sus tendencias alegóricas y filosóficas.

 

La muestra cierra con el módulo La guerra y la paz. En la Europa dividida, en la que se ven obras de experimentación con otras técnicas del artista. Ahí el espectador se encontrará con la última pintura del artista, creada el mismo año de su muerte, Autorretrato con Marcella (1969).

 

Dentro del montaje también se puede ver su obra Autorretrato con caballete (1926), pintura de suma importancia realizada en el punto culminante de su carrera en la capital alemana de Berlín. El artista se muestra trabajando enfundado en un traje, y su mirada fija parece dirigirla a quien observa.

 

La exposición Otto Dix. Violencia y pasión, organizada por la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional de Arte (Munal), el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (Marco) y el Goethe-Institut Mexiko; presenta piezas de las colecciones Kunstsammlung Gera (Gera, Alemania); Spencer Museum of Art, The University of Kansas (Kansas, E.U); IFA (Institut Für Auslandsbeziehungen/ Instituto para las Relaciones Culturales Exteriores de Alemania); National Gallery of Canada (Ottawa, Canada), Leopold-Hoesch-Museum (Düren, Alemania), y Saint Louis Art Museum.

 

La muestra estará abierta del 12 de octubre de 2016 al 15 de enero de 2016, en el Museo Nacional de Arte (Munal), ubicado en Tacuba No. 8, Centro Histórico. Horario: Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.