Columna Isla Negra / Las últimas novedades de la CNTE

Publicado en Perspectiva el miércoles 22, junio, 2016

Por Luciano Camilo André

Una vez expresado el lamento por las circunstancias que se viven en Oaxaca tras la muerte de 10 personas, es deber de los medios analizar las consecuencias –políticas, económicas sociales– que rodean al caso.

Primero, las definiciones. Las muertes de Oaxaca tras el último conflicto entre maestros de la Coordinadora Nacional y policías federales es una nueva mancha para México. Entre los muertos, al parecer, hay dos maestros; independiente de lo que cada uno piense acerca de la lucha que lidera la CNTE contra la Reforma Educativa –y aquí, en este espacio, varias veces hemos declarado el rechazo a esos métodos de lucha– nadie en su sano juicio podría alegrarse de los muertos. Hoy es un día de luto para México, y no hay más.

Pero a la hora del análisis se requiere la cabeza fría. Y con la cabeza fría hay que entender que la muerte de personas se enmarca en un esquema de rechazo estructural de la CNTE, a nivel nacional, a las iniciativas de la Federación; en otras palabras, es consecuencia de un asunto político, y como tal debe tratarse.

En Michoacán no estamos exentos de las aristas políticas del asunto. Es más, desde acá surgen.  Michoacán es, junto con Oaxaca y Guerrero, y ahora último Chiapas, un semillero de la corruptela de la CNTE. Y así nos va.

Entre esas aristas políticas conviene recordar, aún a riesgo de ser majaderos, las características, prácticas, usos y costumbres, que definen a la CNTE. Es la única manera de que nos entendamos.

Un par de muestras.

El pasado lunes 20 Eugenio Rodríguez Cornejo, ex secretario técnico de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán, fue arrestado por elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Ocurrió en Tacámbaro. A través de su twitter, la PGJE informó que el detenido enfrentaba cargos “por su probable intervención en los delitos de lesiones agravadas y privación ilegal de la libertad” a elementos de Seguridad Pública en la entidad en el año 2015.

La tarde del martes se anunció que Rodríguez sería liberado, tal como el mismo día martes ocurrió con el exsecretario Juan José Ortega Madrigal. La noticia fue confirmada por el actual líder de la CNTE en Michoacán, Víctor Zavala Hurtado.

Nada que hacer. Se trata de una medida (salir bajo fianza) contemplada por la ley vigente y los abogados de Madrigal y Rodríguez lo sabían y actuaron en consecuencia. Así la libró Ortega; así la librará, seguramente, Rodríguez.

Y cómo no. Buenos abogados siempre hay, en tanto haya dinero para pagarlos. Y Rodríguez tiene dinero. De sobra.

Entonces salieron a la luz varios aspectos hasta ahí desconocidos de Rodríguez. El Registro de Trabajadores con doble asignación salarial de la SEP, en municipios no colindantes geográficamente, señalaron que Eugenio Rodríguez contaba con 4 plazas laborales: Morelia, número de plaza 200027; Tacámbaro, número de plaza 160605; Tacámbaro, número de plaza 160606: y Tacámbaro, número de plaza 161064.

Pero Morelia se encuentra a 80 kilómetros de Tacámbaro, y las clases de Rodríguez eran en horarios similares. O la CNTE  descubrió la teletransportación y no le dijo a nadie o Rodríguez incumplía la ley teniendo más plazas de las que podía cubrir.

Otra historia cuenta que el 18 de julio 2010 el juzgado décimo cuarto de distrito en materia penal de la ciudad de México dictó auto de formal prisión contra Eugenio Rodríguez Cornejo por el delito de daño a monumento histórico (data de 1731). Sucedió que días antes, el 3 de junio, Rodríguez arremetió con vallas metálicas contra la puerta de la SEP y la perforó. Pero como el asunto era entre amigos, el entonces líder de la CNTE Jorge Cázares Torres dijo que la Coordinadora pagaría una fianza por 300 mil pesos para liberarlo.

Como sea, dinero para un buen abogado no le falta.

Hay otro punto, hilado con el anterior porque en esta historia todo se hila. Se trata de la desinformación absoluta a la cual los líderes de la CNTE someten a sus agremiados, con la complicidad de gran parte de ellos por flojera, conveniencia o simple estupidez. Se habla de asesinatos sistemáticos de maestros, varios muertos y desaparecidos, toque de queda y hospitales llenos de heridos de la CNTE.

Este es uno de los mensajes que circulan por los whatsapps de los sindicalizados de la CNTE. Lo curioso es que proviene del hermano de Raúl Morón Orozco, uno de los actuales senadores en ejercicio en Michoacán con pasado centista.

“Compañeros de este grupo, difundan es importante en Oaxaca estan cortando la energia electrica estamos rodeados por todos lados de federales armados ya hay varios muertos y desaparecidos, el gobernador salió diciendo que en Oaxaca todo esta en calma, el pueblo se ha levantado pero nuestra unica arma es el valor, las piedras y nuestra lucha, no podemos luchar contra los federales y menos contra la marina, que exista el llamado para que esto no sea una desgracia más, somos maestros no somos delincuentes, somos pueblo  que pide que sus derechos y su trabajo sea respetado.

“Acaban de dar toque de queda en Oaxaca y están matando a maestros, pelean ellos contra federales. Por desgracia no lo pasarán en las noticias. Llegara ayuda de Guerrero, Sinaloa, Puebla y más, pero no es suficiente. Los hospitales se están llenando de heridos. Por favor ayúdanos a reenviarlo hasta que llegue a las manos correctas. Muchas gracias”.

Hay 10 muertos, lo sabemos. Pero no se sabe siquiera si son de la CNTE. Además, ¿varios muertos y desaparecidos? ¿Toque de queda? ¿Hospitales sin abasto para atender a los heridos? La muerte real, la de los 10, es un asunto serio y así debe tomarse; pero para ser serios primero la CNTE debiera partir por ponerse seria.

Tras los hechos del fin de semana, tras los análisis y las cifras, tras el desarrollo de los acontecimientos se comienza a clarificar la nebulosa y surgen algunas verdades. La CNTE no es un sindicato que luche por la educación: se trata, en el mejor de los casos, de un grupo insurgente que usa sistemáticamente la violencia para desestabilizar al país, para bien o para mal; el costo, mientras tanto, lo pagan los niños mexicanos que permanecen en los últimos lugares en indicadores de todo el mundo.

La verdad es que la CNTE no lucha en favor de la educación; la pervierte. Que la CNTE no es la solución al problema educativo en la entidad: hoy, apenas el origen y la suma de casi todos los problemas.