La técnica que permite fotografiar el viento, el calor y el sonido

Publicado en Tecnología el lunes 26, septiembre, 2016

Nuestro alrededor está repleto de cosas invisibles para el ojo humano. Entre todo lo que escapa de los sentidos del hombre, se esconde un universo de formas y estructuras impensadas que mantienen la cohesión del mundo tal y como lo conocemos. El sonido de un aplauso o las ondas emitidas por una bocina a todo volumen, la dispersión de las moléculas que entran en contacto con el calor del fuego o la bomba sónica de un avión superando la barrera del sonido: todos son fenómenos que existen y sin embargo, escapan a la vista.

La fotografía cambió el sentido de la memoria. A partir de su invención, los hombres se enfocaron en recordar todo lo que sus ojos perciben y desde entonces, degradan las sensaciones de los demás sentidos. El término “memoria fotográfica” hace alusión a la capacidad de recordar a la perfección un espacio en el pasado, aunque la atmósfera de entonces quede archivada en la memoria sólo a partir de lo que se percibe con los ojos.

truco-fotografia

truco-de-fotografia4

truco-de-foto-grafia

Estamos acostumbrados a percibir la vida sólo con los ojos, cuando la realidad se compone de un sinfín de sensaciones que inundan los sentidos y crean un escenario complejo y único, imposible de replicar idénticamente. La innovación del video consiste en capturar sonidos y movimientos, pero eso no es suficiente para ver más allá de lo que nuestros sentidos básicos experimentan en el entorno.

Existe una forma de mirar lo que sólo se percibe con el oído, revolucionando los sentidos y nuestra típica concepción de ellos: se trata del efecto Schlieren, el cambio en la composición de las moléculas que forman un fluido ante la presencia de ondas sonoras o un aumento de temperatura. Esta técnica rompe con la máxima de la fotografía y permite no sólo captar luz, también fenómenos físicos imperceptibles en la vida cotidiana.

truco-de-fotografia1

truco-de-fotografia2

truco-de-fotografia3

Para lograr captar estas imágenes, se utiliza un sistema integrado por dos espejos cóncavos que se encargan de colimar la luz del espectro visible hasta enfocar cada uno de los rayos detrás del objeto. El resultado es sorprendente: las sondas sonoras y el calor aparecen ante el lente como una sombra grisácea que se modifica conforme ocurren las perturbaciones en los fluidos. Así, es posible observar la propagación del sonido y los cambios de los fluidos de la misma forma que ocurre en una carretera durante un día muy soleado cuando el calor del pavimento se percibe a lo lejos.

pistola-truco-fotografia

spray-truco-fotografia

Vía http://culturacolectiva.com/